Si a alguno de los roleros y roleras que leen estas líneas le gusta un músico en particular, o un escritor o director de cine, seguramente sabrán a lo que me refiero cuando explico que es posible diferenciar lo que los más benévolos califican de “estilo”, y que no es más que una mera “repetición”