Criado en las tierras del norte, donde el mero hecho de sobrevivir no era algo sencillo, Neniel creció en un ambiente un tanto singular. Su padre, una suerte de médico itinerante, murió cuando él era muy joven, dejando a Neniel con pocas opciones de desarrollarse en el oficio; lo que para todos los demás suponía