Garras negras

Cayeron sobre el pelotón a gran velocidad. Era un grupo reducido, cuatro criaturas que surgieron súbitamente de las montañas de hielo y planearon como centellas hasta alcanzar a los tripulantes. Pese a que la noche era cerrada y activamos los sistemas de camuflaje, los caldari fueron capaces de identificar nuestra posición como si sus malignos ojos