Debo confesar que ya llevo algo de tiempo queriendo escribir este artículo, en el que voy a intentar hacer algunas observaciones como consumidor de juegos de rol. Vaya por delante que, sin caer en buenismos, me gustaría hacer un análisis crítico y constructivo, como siempre con la ilusión de que resulte una lectura de provecho.