Razones para ser director de juego

Los que seguís el blog desde hace algún tiempo ya sabéis que yo soy muy defensor de la figura del director de juego, precisamente porque creo que nunca se le hace demasiada justicia para recompensar, de alguna manera, su maravilloso esfuerzo. Sin embargo, el otro día me preguntaban en un correo si creía que hay