Sobre mí

dragon rolero

Me gustaría hablaros un poco sobre mí, sobre el camino que he recorrido desde el año 2010. En aquél momento tenía en mente la idea de crear un blog de rol con el que pensaba en compartir mis trucos con otros directores de juego, especialmente mis amigos. Me apasionaba el tema del mismo modo que lo hacía Internet, así que me lancé y di forma a Memorias de un Rolero. Retrospectivamente, considero esa una de las mejores decisiones de mi vida.

Unos años después y tras publicar entradas y más entradas, esa historia sobre mí paso a ser un sobre nosotros, ya que se unió al equipo Lolo Marchal, diseñador web y amigo. Su trabajo en mejorar mi humilde blog convirtió el proyecto en algo más serio. Juntos planteamos un pequeño mecenazgo para financiar la renovación de la web, del que nacería mi canal de rol en Youtube. En 2013 Memorias de un Rolero pasaría a ser simplemente Rolero. Lolo tiene todo mi afecto, respeto y reconocimiento por su trabajo y apoyo al proyecto y a mí, siempre. Hoy día, por suerte, sigue en el equipo. Espero que eso nunca cambie.

Sobre mi salto hacia y desde Youtube

Cuando empecé el canal en Youtube pensaba que llegaría a más gente complementando mis artículos con vídeos. No sabía la importancia que la plataforma Youtube iba a cobrar. Empecé a ganar suscriptores y reproducciones, mientras que la web de Rolero tenía cada vez más visitas y repercusión. Destinaba incontables horas al proyecto, hasta el punto de que en 2015 Rolero era mi trabajo, al menos en cuanto al tiempo dedicado por día.

Al mismo tiempo que la cosa no paraba de crecer estaba desarrollando la beta abierta de mi juego de rol, Nexus. Le ponía cada vez más tiempo a los vídeos, artículos y redes sociales, hasta el punto de que ser el único creativo detrás de Rolero se volvía cada vez más insostenible. A pesar de mis esfuerzos, compatibilizar el proyecto con mi trabajo y mi vida fuera de él resultaba difícil. Así que me lancé a Patreon, donde obtuve un enorme apoyo de la comunidad que se había generado en torno al proyecto. Así pude dedicarme más y mejor a Rolero, y consolidar el espacio que siempre había soñado en Internet. Todo eso gracias al apoyo desinteresado de la comunidad. Trabajar con semejante respaldo facilitó muchísimo el seguir creciendo. No podría haberlo hecho solo.

Publicación de Nexus y final de Rolero

En el año 2016 conseguí publicar mi juego de rol, Nexus, gracias a un crowdfunding. Eso supuso que se me abrieran muchísimas puertas, llegar a todavía más gente de la comunidad y hacer realidad uno de mis sueños creativos. Nunca lo olvidaré. La inercia de Rolero se había vuelto enorme, alcanzando lo que considero el punto álgido de mi trayectoria.

Entonces me di cuenta de que necesitaba centrarme en otros aspectos de mi vida, de mi creatividad. Así que con todo el miedo del mundo cumplí mi vieja promesa y en 2017 decidí parar el proyecto cuando las cosas me iban mejor. Me llevé un montón de amigos, sueños hechos realidad y un sinfín de experiencias únicas. Confío en que contribuí a atraer y unir a muchos aficionados a los juegos de rol. Y lo hice de la mejor forma que supe: siguiendo mis principios de independencia, justicia y lealtad hacia la comunidad rolera. Fui un privilegiado, porque pude hacer todo a mi manera. Porque tuve y tengo a muchísima gente a mi lado. Pero, sobre todo, porque creo que supe cómo llegar y cuándo marcharme.

El proyecto Rolero en la actualidad

Hoy en día me centro en publicar contenido para mis juegos, compartir algún que otro artículo con cosas que me interesan y, en general, jugar mucho a rol con mi grupo de toda la vida. No tengo ni idea de lo que traerá el futuro, pues cuando detuve todo solo estaba en mi horizonte la idea de marcharme. El logotipo de Rolero siempre ha sido un dragón y, por ahora, el dragón descansa tranquilo en su hogar. Quizás algún día regrese, o quizá solo sea una vieja historia que los aventureros recordamos alrededor de la hoguera.

Sea como fuere, sigo desarrollando proyectos dentro y fuera del rol. Sigo afincado en mi amada Galicia. Disfrutando de escribir, de hacer vídeos y de tocar música. Diseñando juegos y dirigiendo historias para los más pequeños de la casa. Más centrado en Jesús que preocupado por Rolero. Y, sobre todo, sigo siendo un tipo bastante bajito y amigable.

Al lanzar Memorias de un Rolero jamás pensé que podría estar escribiendo estas líneas. Con el paso del tiempo he aprendido que lo importante no fue alcanzar metas, sino el camino recorrido. Nunca me cansaré de daros las gracias por eso. Este proyecto será siempre testimonio de ese regalo que me hizo la vida. Así que gracias por interesaros en conocerlo mejor y, si queréis decirme algo, podéis escribirme. Siempre es agradable intercambiar pareceres y experiencias. A fin de cuentas, de eso ha ido siempre Rolero.

SEIS TRUCOS PARA SOBREVIVIR A MIS PARTIDAS
1

Apuesta por un personaje carismático

El combate será infrecuente, así que olvida el físico y céntrate en la comunicación. NUNCA asumas el liderazgo del grupo, sé un seguidor.

2

Participa mucho... al comienzo de la partida

Si vas a hacer el loco, que sea al principio. Es poco probable que mueras en el primer tercio de sesión.

3

Cuidado al llegar a la mitad de la partida

Llegado el ecuador de la historia, asume que alguien va a morir. Si algo parece letal, seguramente es letal.

4

¡Juega en equipo!

Tu personaje es carismático: convence a tus compañeros de que asuman los riesgos. Si ves que algo me hace reír, huye de ese algo.

5

Cuidado con la recta final

Un estudio reciente demuestra que el 74% de los jugadores mueren en los últimos 15 minutos de mis partidas. Mantén un perfil bajo. Sobre todo, no muestres ilusión por morir.

6

Y si llegas al final...

Descubre y asume tu destino en el siguiente paso.

Sí, te digo esto con una gran sonrisa en la boca.

ESTOS CONSEJOS SON UNA FARSA. VAS A MORIR. Y LO SABES.
SUBIR